Inicio / Blog / Nuevos ojos por un café para el alma

Nuevos ojos por un café para el alma

Publicado el: 11 Dic 2017

Si bien, armar la maleta, ver los tiquetes, revisar el pasaporte es sumamente emocionante, para alguien con pocos recursos y para quien su mayor odisea es transportarse en un rustico bus municipal hacia la capital de su pueblo, la aventura y el desafío son mucho mayores cuando se debe involucrar la imaginación y a la imaginación se le deben añadir detalles de historias leídas o escuchadas, para hacer del ordinario trayecto, una aventura digna de un trotamundos. Descubrir la belleza en medio del agreste paisaje de palmeras, arboles de guayaba y de mango, de las plantas silvestres que adornaban a lado y lados el camino de arena y piedra a la que le llamaban carretera, me hacían pensar en selva, en bosque, en praderas tranquilas. El ruido de los arroyos que bordeaban algunos caminos, me transportaban a cascadas de agua que no había visto jamás a mis escasos  10 años, pero que yo podía palpar solo con cerrar los  ojos y transportarme a una realidad muy distinta, más bella y exótica a la que me encontraba. Si! Viajar de mi pueblo a Cartagena de Indias, era  para  mí una gran aventura. Para mí no existía ciudad más bonita que la heroica, y eso que hace 19 años distaba mucho de lo que es hoy en día. Observar con asombro sus murallas, el mar, la arena y su urbe, me hacían pensar en las grandes ciudades, en los más famosos balnearios, de  esos que hablaban los personajes que aparecían en las Telenovelas Mexicanas  o venezolanas que transmitían en esa época en Inravision.

Años más tarde, la profesión y la misma vida me brindarían la posibilidad de conocer otras ciudades de mi país y experimentar en lo que inicialmente se planeó como un viaje de trabajo, la transformación a una experiencia que libera la mente y el alma, nos saca de la monotonía y nos permite observar lo que nuestra cuadriculada rutina a veces nos impide ver:  Rostros y paisajes que no descubriríamos encerrados en nuestra casa, a menos de que tengamos la amplia habilidad de ver la belleza en cada paso que damos. Y cuando, por los mismos motivos laborales o de la vida, no he podido viajar en un tiempo, han sido los  libros mi pasaporte para conocer y  ver a través de los ojos de los autores y de su imaginación, la esplendidez de otros destinos y lugares a  los que yo aún no he planeado conocer, y los cuales experimento con fascinación y sorpresa, como si de verdad estuviera allí.

Por lo tanto, volviendo a citar a Proust, viajar va más allá de acumular millas o sellos en el pasaporte, se trata de ver con nuevos ojos cada ventana que se abre ante nosotros y a través de la cual, descubriremos la belleza que se ha escrito en el gran libro del mundo, de sus gentes, de sus culturas y de sus paisajes, y desarrollar también,  la capacidad que nuestra imaginación nos lleve a volar lejos, cuando nuestros recursos o circunstancias no nos lo permitan, redescubriendo la belleza , revitalizando la mente y viviendo con emoción y  aventura las maravillas de nuestro mundo interior.

SC5153-1
SmartInfo SAS, Copyright © 2016. Todos los derechos reservados.